En China, el internet está restringido por el gobierno, y Google Dragonfly será la versión compatible con esas restricciones a la libertad de expresión.

Como posiblemente sabes, China está gobernada por un régimen comunista, y a pesar de su considerable crecimiento económico, el gobierno impone restricciones y censuras a sus ciudadanos.

En China, la mayoría de plataformas digitales más populares están bloqueadas, por lo que no tienen acceso a

  • Facebook
  • Google
  • Youtube
  • Wikipedia
  • etc.

El gobierno chino quiere evitar que se difundan ideas capitalistas dentro de sus ciudadanos, pero también que se viralicen algunas noticias que podrían comprometer al gobierno.

Por esta razón, desde hace algunos meses, Google ha estado puliendo detalles para que una versión censurada de su motor de búsqueda sea aprobada por el gobierno chino.

A este proyecto se le ha llamado “Dragonfly” (Libélula).

Wikipedia lo describe así: Google Dragonfly es un motor de búsqueda diseñado para vincular los números de teléfono de los usuarios con sus consultas de búsqueda y censurar sitios web como Wikipedia y aquellos que publican información sobre

  • libertad de expresión
  • derechos humanos
  • Democracia
  • religión

y otros temas considerados sensibles por el gobierno chino.

El mismo nombre del proyecto “dragonfly” parece hacer referencia a las características por las que Google está siendo señalado.

Las libélulas se caracterizan por tener grandes ojos multifacetados, una posible alusión a la vigilancia que el gobierno chino podría hacer a través del buscador Google Dragonfly.

Google Dragonfly

Los gigantes tecnológicos de Silicon Valley como Google, son un orgullo, la punta de lanza de la economía y la innovación en Estados Unidos, y en teoría, representan los valores y principios de libertad del país.

Pero cuando se trata de mantener el crecimiento de sus ingresos, China es un país que no puede pasar desapercibido.

En 2018, el PIB de China creció más del 6%, con lo que llegó al equivalente a 6 trillones de dólares.

Lee también: Arresto de la hija del fundador de Huawei, ¿Razones políticas o comerciales?

Según datos de The World Economic Forum, Estados Unidos sigue siendo la mayor economía del mundo. En 2018, Estados Unidos aumentó su riqueza en 1 trillón de dólares. Y aunque China está en segundo lugar, su velocidad de crecimiento es impresionante: en el mismo período China aumentó su riqueza en 2 trillones de dólares.

Definitivamente China representa un mercado en el que cualquier empresa quisiera posicionarse.

 

Google Dragonfly: en la mira de activistas

A principios de diciembre de 2018, más de 60 grupos de derechos humanos, incluidos Amnistía Internacional y Human Rights Watch, exigieron a Google que pusiera fin al proyecto Dragonfly, según reporta Bloomberg.

Según los manifestantes, la medida podría hacer a la empresa “cómplice de violaciones de derechos humanos”.

Tradicionalmente los grupos de Derechos Humanos parecen no trabajar en conjunto, pero el tuit de esta gerente de Google muestra que el proyecto del buscador censurado logró unirlos.

En una carta dirigida al CEO de Google Sundar Pichai, el grupo Human Rights Watch dice:

Apoyamos a los empleados y ex empleados de Google que han hablado sobre los recientes escándalos éticos en la empresa, incluido el Proyecto Dragonfly. Apoyamos de todo corazón el mensaje de cientos de empleados de Google que le piden a la empresa que abandone el proyecto Google Dragonfly en su carta abierta del 27 de noviembre, y elogiamos su valentía al hablar públicamente. Nos hacemos eco de su afirmación de que su “oposición a Dragonfly no tiene que ver con China: nos oponemos a las tecnologías que ayudan a los poderosos a oprimir a los vulnerables, dondequiera que estén”.

Recientemente Amnistía Internacional señaló a Google de ayudar al gobierno chino a espiar a sus ciudadanos, y como parte des sus protestas, publicó un anuncio de trabajo falso para reclutar a personas que no les importen los derechos humanos.

 

Google Dragonfly: Una libélula en la sopa

Contrario a la reputación dañada de Facebook por los recientes escándalos, Google ha sido una marca amada. Como dirían los publicistas y mercadólogos, una “lovemark”.

Pero el proyecto Google Dragonfly parece ser ese pelo en la sopa para la popularidad de la empresa.

la reputación de Google tanto dentro como fuera de la empresa, está dividida y para algunos, ya está dejando de ser esa marca tan amada.

La carta abierta de los empleados de Google está publicada en Medium bajo la cuenta We Are Google Employees Against Dragonfly, y este párrafo es crucial:

Nuestra oposición a Dragonfly no tiene que ver con China: nos oponemos a las tecnologías que ayudan a los poderosos a oprimir a los vulnerables, dondequiera que estén. El gobierno chino ciertamente no está solo en su disposición a reprimir la libertad de expresión y utilizar la vigilancia para reprimir las opiniones contrarias. Dragonfly en China sentaría un peligroso precedente en un momento político inestable.

Consultor de Branding y Marketing Digital. Apasionado por la tecnología que está cambiando la forma en que nos comunicamos.