El CEO de Grupo Comudisa, nos cuenta los errores que cometió cuando empezó su empresa. Pero más importante que aprender de sus errores, nos anima a encontrarle un sentido al impulso de emprender ¿Cuál será el legado de tu empresa? ¿Cómo ayudará tu empresa a la sociedad?

FuckUp Nights es un evento en donde se invita a empresarios a contar sus fracasos, esas metidas de pata que inevitablemete todos los que emprenden han tenido que experimentar en carne propia.

Aquí te compartimos el video de la presentación de Federico Aparicio, CEO de Comudisa, donde cuenta su inspiradora y cómica experiencia al iniciar una exitosa empresa tratando de vender 3 radios, en una época en donde no existía Internet.

 

 

La historia de Federico es muy buena porque de ella podemos extraer algunos tips muy valiosos para cualquier emprendedor. Aquí te resumimos las 6 lecciones más importantes de esta inspiradora y cómica historia:

 

1. Al inicio de tu proyecto, no te gastes las ganancias en lujos. En uno de sus primeros viajes de negocios, Federico durmió dentro de un carro alquilado. Más adelante, cuando tu negocio ya sea estable, podrás disfrutar los frutos de tu esfuerzo.

2. Atrévete a la aventura de compartir tus ganancias para alguna obra benéfica. Luego de haber ganado sus primeros $2,000, Federico decidió donarlos a una iglesia. Llámale sugestión, fe, o la ley de la siembra y la cosecha, pero el desprenderse de sus ganancias le trajo oportunidades para hacer crecer su negocio.

3. El Nombre de tu Empresa. Antes de empezar a ofrecer tus productos o tus servicios, debes crear tu marca. En este artículo te compartimos 5 tips para el Nombre de tu Negocio.

4. Al inicio de tu proyecto, deberás hacerlo todo. Es una realidad que la mayoría de emprendimientos no están lo suficientemente financiados como para contratar a una secretaria, un encargado de marketing, un gerente de ventas, etc. El emprendedor es CEO y barrendero de su proyecto.

5. Descubre el propósito de tu negocio. Este quizás es el mensaje central. La meta de un emprendimiento no debería ser llegar a ser millonario, sino encontrar un propósito. Piensa cómo tu negocio va a contribuír a tu felicidad, a la felicidad de tu familia y al bienestar de tu comunidad. ¿De qué serviría un emprendimiento exitoso si tu familia se va a la ruina? ¿De qué serviría tu empresa si no le deja un beneficio real a la sociedad?

6. Encomienda tu negocio a Dios. Al igual que Federico, este post no pretende hablar de religión, pero indudablemente hay un beneficio en confiar en un Ser Supremo, de tal manera que tu confianza no se base sólo en tus capacidades. Llámale fe, autosugestión o como quieras, pero está científicamente comprobado que creer tiene efectos en tu mente y en tu forma de afrontar las situaciones adversas del entorno.

 

Espero que este post te haya gustado, te haya inspirado y te haya hecho reflexionar. Y sobre todo, espero que puedas poner en práctica una de estas 6 lecciones que nos compartió Federico.